Los estereotipos de la mujer prostitutas muñecas

los estereotipos de la mujer prostitutas muñecas

Camelia le dice a Mireya: Se mueren por culpa de esa porquería" cap. No es posible negar que Teresa, por ejemplo, viste ropa de moda, sin embargo, no es ella quien invierte en esto, sino su amiga Patricia. Y no pongas esa carita.

Pago yo, es un regalo. Camelia, por su parte, nunca gasta el dinero que le llega por la venta de marihuana, su preocupación principal es salvar su vida y cuidar a su familia y a los trabajadores. Su poder no se ostenta a través del lujo desmedido. Critican el producto que trafican, no buscan riquezas, respetan a las familias de los enemigos y, sobre todo, ayudan a su gente. Es compasiva y sabe perdonar, tal como lo hace con el Pote, quien trató de asesinarla enviado por Epifanio, sin embargo, ella le agradece que no la haya violado y lo contrata como su guardaespaldas.

La Nacha es la líder de su pueblo, amada y respetada por todos, puesto que con su dinero ha construido escuelas, orfanatos, iglesias, y le ha dado comida a quienes lo requieren, tal como indica Facundo García: Toda la gente la quiere y la cuida. Tiene comprada a toda la policía.

Ella es la que se encarga de tapar todos los hoyos que el gobierno deja. Ella apoya a las escuelas, apoya orfanatorios, a la iglesia Camelia, por su parte, ayuda a los migrantes, a los jimadores y a la gente del rancho de su padre. Ya que los gobiernos no otorgan las garantías de bienestar necesarias, son ellas las que los proveen. Así, el miedo a sus acciones sanguinarias se va desvaneciendo en admiración, gratitud y cariño por estas mujeres que ayudan a su gente.

Y así como les temen, las respetan y las siguen, puesto que ellas y el pueblo son iguales y buscan los mismos derechos: La lucha por el poder va acompañada de un sentimiento de colectividad.

Sin embargo, es innegable que ciertos estereotipos de género se mantienen y que los mismos personajes masculinos son responsables de ello. Dan vida literal y metafóricamente. Dan vida a su pueblo, lo inspiran a luchar por un mayor bienestar, entregan orfanatos, clínicas, albergues, comida.

Cuidan de sus amigos, de sus familias, de las familias de sus enemigos. El rol maternal no se ha perdido, sólo se ha trasladado a una colectividad. El sacrificio, rasgo tradicionalmente femenino, se expande a una multitud abstracta: Ellas no son dóciles y abnegadas, no obstante, sí se sacrifican por su gente.

Camelia, por ejemplo, es capaz de quedarse sin comer frente a la arbitrariedad del capataz que ha dejado sin alimento a todos porque ella lo ha humillado. Asimismo, gasta su dinero en enmendar esa injusticia dando almuerzo a los trabajadores temporeros cap.

En mayor o menor medida, estas mujeres protagónicas de las narcoseries de Telemundo corren riesgos y se sacrifican por otros. Quien mayor cumple este papel es Teresa Mendoza, puesto que lleva también a la literalidad la maternidad.

Casi al final de la serie queda embarazada y es por ello que decide retirarse del negocio, para criar a su hijo en tranquilidad. Junto con ello, la Reina de Sur no sólo salva a su futuro hijo de un negocio lleno de sobresaltos y violencia, sino que da a luz una nueva patria.

Y ella se sacrifica por su nación, aun sabiendo el riesgo que corre al regresar a México. Teresa, la líder pura, activa y violenta, pero de corazón bondadoso, salva al pueblo que ha sido engañado por el narcotraficante con aspiraciones presidenciales, mientras Camelia salva a los trabajadores de ser vilipendiados por el narcotraficante Arnulfo Navarro. Mujeres con pensamiento de hombre pero sentimientos de mujer, tal como le recrimina Oleg a la Reina del Sur; de villanas devienen en justicieras.

El espíritu de sacrificio se expande hacia los trabajadores, el pueblo, la patria. La maternidad sigue siendo un punto central en el melodrama y lo que, finalmente, determina la vida de estas mujeres.

Teresa decide retirarse del negocio por su hijo, decide ayudar a salvar al Estado por su hijo. Camelia, aunque queda estéril, toma el liderazgo que su padre Antonio dejó al morir y se transforma en guía. Asimismo, decide asumir la maternidad de Emilito, el hijo de Emilio y Alison. Las narcoseries no dejan así de ser melodramas con una función moralizante. Las narcotraficantes líderes sobreviven y triunfan porque en el fondo son víctimas y, a pesar, de ejercer la violencia, tienen un alma pura, caritativa y bondadosa.

Durante la trama narrativa, los personajes, sobre todo los protagónicos, sufren transformaciones de varios tipos. Una transformación de valores que va de la ignorancia a la sabiduría, de la indecencia a la decencia, de la injusticia a la justicia , de clase de la riqueza a la pobreza , de estética de la fealdad a la belleza.

Esto puede remitirnos a un ideal de nación donde los buenos son compensados y los malos son castigados, la honestidad, la decencia y la justicia son vistas como las mismas cualidades que la nación desea Uribe, , p.

Estas mujeres que, a lo largo de la telenovela, han debido ejercer la violencia, a la vez han portado estandartes de valor como la justicia, la sabiduría, la inteligencia, la bondad y el sacrificio, ideales que no pueden ser castigados con el final de los villanos, sino con la redención.

Teresa con su hijo que viene en camino, y Camelia al cuidado de Emilito. Construcciones patriarcales, por cuanto, ven a las mujeres como objetos incorporadas a la vida social desde su corporalidad o su función reproductiva, nunca desde su verdadera interioridad. En su libro Miss Narco utiliza estereotipos puntuales para referirse a ellas: Incluso en el apartado en que podría invertirse este rol -o al menos cuestionarse- como "Heroínas", la victimización permanece, puesto que su rol activo, su valentía y poder, se pierde en la descripción de sus cualidades físicas.

Violentas, sanguinarias y vengativas, pero en el fondo bondadosas, con un código moral inquebrantable, bellas y de corazón puro. No obstante, es importante rescatar que así como los personajes masculinos las victimizan e infantilizan, en varias ocasiones son ellas mismas quienes revocan esta comprensión y justifican su derecho a la violencia, asumen las consecuencias de sus actos y reconocen que el destino se lo han construido ellas.

Mientras su padre victimiza a Camelia por haberse enamorado de Emilio, ella reconoce: Si yo hubiera bajado la pistola ese día, nada de esto hubiera pasado, así que si hay un culpable, soy yo, por haber matado a Emilio Varela" cap. Teresa, a pesar de que en momentos se victimiza, también es clar al momento de culpabilidades: Victimizadas por otros, estereotipadas por los medios de comunicación, las narcoseries de Telemundo no rompen pero, al menos, resquebrajan un poco los roles de género tradicionales en este subversivo acto de hacer hablar y empoderar a las protagonistas.

Ellas son las que, finalmente, aseguran que el destino no es escrito por hombres ni es producto de un azar sino de decisiones conscientes. Camelia y Teresa, en cambio, son las que escogen su vida, por eso, en el melodrama triunfan y sobreviven, se ganan el derecho a ser ellas quienes escojan su muerte. Sin tetas no hay paraíso: Taller de Letras, 1 48 , Mujeres presas por delitos contra la salud.

Desacatos, 1 38 , Violencia y ficción televisiva en las narcoseries colombianas: Estudios de Comunicación y Política, Women in the drug economy. University of New South Wales Press. Clivajes, 1 1 , Recuperado de http: Cuando llovió dinero en Macondo: Universidad de Kansas, Estados Unidos. Historias de un signo. Mujeres, narco y violencia: Región y Sociedad, 1 4 , Las mujeres en el crimen organizado: Caso Las muñecas de la mafia".

Dirigido, 1 , Tesis de maestría en estudios latinoamericanos. Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador. La mujer en el narcomundo. Construcciones tradicionales y alternativas del sujeto femenino. Revista de Estudios de Género. Los Handler no lo sabían, pero buscaron al genio de la mercadotecnia: Ernest Dichter, un psicólogo austriaco, cuyo éxito se había traducido en ventas millonarias para los dueños del jabón Ivory y de Chrysler.

Seis meses estudió a la muñeca, previo pago de 12 mil dólares, tras los cuales dio su punto de vista: Barbie perdería su peligrosidad para la moralidad estadunidense si se presentaba vestida apropiadamente. En diciembre, durante la Feria de los Juguetes Americanos, de Nueva York, Barbie se presentó enfundada en un elegante traje de baño negro con blanco, no en bikini, como solían hacerlo las modelos que mostraban autos nuevos.

Sears y otros muchos compradores se la llevaron encantados, era sexy, pero también gustaba a las mujeres. La primera Barbie apareció el 13 de febrero de y se vendió en tres dólares. Dado que era una modelo, necesitaba consumir ropa, zapatos, accesorios, así que los grandes diseñadores comenzaron a vestirla. Una modelo tan exitosa no sería una mujer completa sin un hombre, así que en surgió Ken, cuyo ingreso fue muy criticado. Mattel intentó contrarrestar las críticas sacando al mercado a Skipper, su hermanita, y a su mejor amiga, Midge.

Después del asesinato de John F. Kennedy, en , Barbie cambia el look a lo Jacqueline Kennedy y se enfunda sin temor en minifalda y botas, dado que ya gozaba de total aceptación. En , Mattel decide que llegó la hora de que hable y lanza la Talking Barbie: Para vigilarlo, existe la Comisión Nacional de Televisión, pero no hay antecedente de que esta haya solicitado cambio de horario de los dramatizados de los canales privados. Probablemente, la productora y el canal apuestan a obtener el mismo éxito que tuvo Sin tetas no hay paraíso, y para ello se han asegurado de que las actrices cautiven a los hombres, quienes son los que manejan el control del televisor.

Internacional — Medios de Comunicación — Televisión — Situación social de las mujeres. Viernes , 25 de mayo de Comunicación Comunicación y género Lenguaje no sexista Publicidad Nuevas tecnologías Televisión y radio Redes sociales Comunicación inclusiva. Salud Salud y género Salud reproductiva. Educación Coeducación Formación en género Ciencia y tecnología.

Deportes Deportes y género. Debates Debates Prostitución Aborto Vientres de alquiler. Legislación Legislación y género. Constituida la Comisión Interministerial de Igualdad. Cinco millones de euros para la asistencia a víctimas de violencia de género.

los estereotipos de la mujer prostitutas muñecas

Los estereotipos de la mujer prostitutas muñecas -

Sin embargo, estas protagonistas se definen mediante elementos estereotípicamente femeninos, tales como la bondad, prostitutas españolas videos porno raval barcelona prostitutas sacrificio y la maternidad, que se concreta de manera literal y metafórica en dos narcoseries analizadas: Al contrario de los capos que son infieles y traicioneros, incluso, con sus propias familias, estas mujeres son fieles y buscan un amor definitivo: Y uno por uno fueron entendiendo quién mandaba, y ahora hasta los políticos se cuadran [ Si bien estos personajes femeninos protagónicos sí presentaban iniciativa y eran mujeres activas que buscaban una meta específica llegar a ser esposas de narcosno rompieron con el prototipo de la víctima, ya que eran objetos de villanos inescrupulosos y víctimas de sus propios deseos.

Deportes Deportes y género. Debates Debates Prostitución Aborto Vientres de alquiler. Legislación Legislación y género.

Constituida la Comisión Interministerial de Igualdad. Cinco millones de euros para la asistencia a víctimas de violencia de género. La Asociación de Transexuales de Andalucía condena una sentencia que deniega la custodia de su hijo de una mujer transexual. Servicios Información a la carta Formación Materiales.

Identificadores personales Indica aquí tu nombre y dirección de correo electrónico. Por una educación no sexista, disidente y feminista Guatemala: La importancia de los derechos sexuales y reproductivos Crecen los ataques a las defensoras de los derechos humanos El Lobby Europeo de Mujeres en España impulsa una moción de urgencia sobre la definición de los delitos sexuales.

AmecoPress, Información para la igualdad. Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se había modernizado pero seguía reforzando la idea de que una mujer linda es incompatible con el pensamiento abstracto. Barbie Liberation Organization acusó a la empresa de seguir fomentando la imagen de la rubia tonta.

Tras las críticas, Mattel lanza una campaña para convertirla en embajadora de Naciones Unidas. Las ventas fueron donadas a programas sociales, lo que se tradujo en Por esos años sobreviene el divorcio de Ken, seguramente el monigote dejó de venderse, aunque la prensa atribuyó la separación a la anorexia de la rubia. Barbie for President, Barbie para presidenta cuyo vestuario recoge el look de Hillary Clinton. En su inseparable maletita guarda una carta de los derechos de las niñas con las que las anima a ejercer liderazgos.

Si por un lado la vida de Barbie de alguna manera rompió un estereotipo: Y no sólo eso: Sin embargo Mattel ha desestimado las críticas. La meta en era comercializar En tres años Mattel logra ventas superiores al billón de dólares. Barbie y sus productos aportan el 40 por ciento de los ingresos a la compañía. Teresa se ve envuelta en el narcomundo porque su novio -quien ella cree era narco- es asesinado.

Su vida corre peligro y debe huir, no obstante, en esta fuga que emprende, primero es testigo de la muerte violenta de sus amigos y es violada. Ramiro, el Rata, antagonista que busca por todos los medios acabar con ella, la amenaza: Con una sola bala los convertiste en el hazmerreír de todo Sinaloa" cap. Camelia, entretanto, comienza su travesía al creerse perseguida por el narcotraficante Antonio Treviño su padre.

Camelia es víctima de las mentiras de su madre, de la omisión de Antonio y del falso amor que le promete Emilio Varela quien, secretamente, busca entregarla con su patrón para obtener la recompensa. De ser una niña ingenua, soñando con ser dentista, se convierte en una fugitiva de la justicia luego de vender kilos de marihuana agenciados por su amiga Mireya y asesinar a Emilio, por haberla traicionado.

Yo me voy a ir solo [ Camelia, hoy te das por despedida, no va a haber boda. Tengo una esposa y un hijo, una vida antes de ti. Lo nuestro llegó demasiado tarde [ Este dinero me va a ayudar.

Yo me voy para San Francisco [ Frente a esta declaración, Camelia, cual macho narco herido en su orgullo por la traición de quien amaba, le dispara sin piedad siete veces. Luego deja su cuerpo tirado en una calle abandonada.

Al poco tiempo se arrepiente de haber apretado el gatillo, sin embargo, es este hito el que determina el vuelco de víctima a victimaria, el acto que la hace transformarse en una mujer dispuesta a todo. El primer asesinato de Camelia es porque Emilio la ha traicionado; el primer intento de Teresa puesto que el Gato sobrevive es en defensa propia. En otra narcoserie de Telemundo, a su vez, también somos testigos del primer muerto de una poderosa narcotraficante. Anastasia, en Dueños del paraíso , luego de ser abandonada por su esposo, Nataniel Cardona, de descubrir que él tenía una amante con quien esperaba un hijo y de ser violada por los enemigos de su marido, conscientemente decide eliminarlo y apropiarse de su negocio: Me humillaste, me traicionaste y me abandonaste, pero no pudiste conmigo.

Soy tan torpe que me convertí en una asesina. Pero una asesina que va a construir un imperio en tu nombre. Vas a estar bien orgulloso de mí, cabrón, te lo juro" cap. Al contrario de Camelia, Anastasia no se arrepiente, tal como se lo explica a un sacerdote: Padre, yo maté a mi esposo.

Yo lo maté [ Que Dios me perdone, pero es que no me arrepiento" cap. Un primer acto de sangre que se constituye en la fuerza para convertirse en líderes: La mujer sacrificada es también la mujer sacrificable; condición límite del autoabandono, la mujer sacrificable se juega la vida por su hombre" p. Si bien no podríamos asegurar que se transforman en mujeres realmente sanguinarias, por cuanto, no matan por el gusto de matar, sino siempre por razones ligadas a la venganza y, en algunos casos, ni siquiera son ellas quienes aprietan el gatillo, puesto que tienen hombres a su cargo que se hacen responsables de ello, el primer asesinato resulta fundamental.

Principalmente nos referimos a Camelia y Anastasia, ya que la muerte de sus parejas las hacen fuertes y les cambia la vida. Ellas mismas reconocen que es este acto fundacional el que las transforma, el que las hace perder el miedo a pecar, el miedo a los otros, asumiendo que tienen en sus manos el destino de quienes las rodean.

De las mujeres como víctimas pasamos en las narcoseries de Telemundo a mujeres victimarias. Son ellas las que toman las riendas del negocio; ellas quienes dirigen y constituyen un grupo de subalternos que las obedecen; ellas las que utilizan las armas. Teresa se convierte en la Reina del Sur y Camelia crea una leyenda en torno a su nombre.

En un narcomundo eminentemente machista, ellas deben actuar como hombres, apropiarse de la violencia para ser respetadas. Pero a punta de fregadazos los puse a todos en cintura, no le iba a dejar el negocio a nadie.

El que no se cuadraba, fuego. Y uno por uno fueron entendiendo quién mandaba, y ahora hasta los políticos se cuadran [ Los hombres les temen.

Teresa se pone al nivel de Oleg Yasikov, capo de la mafia rusa, a riesgo de ser ejecutada. La vacilación podría costarle la vida, por ello siempre se muestra firme, aunque en ocasiones reconozca dudar de sus agallas. En una oportunidad, le dice al Coronel Abdelkader: Una actitud masculina de arrojo, valentía y violencia que se minimiza con una feminización.

Acostumbradas a tratar entre hombres, el narcomundo machista y patriarcal debe ceder ante las nuevas dueñas, dispuestas a utilizar la fuerza, a asesinar y a responder con violencia cuando la situación lo requiere. El policía Facundo García, al enterarse de que fue Camelia quien asesinó a Emilio, se niega a creerlo, pues para él Camelia es la víctima: El problema es que te cruzaste con un estafador profesional que te desvió del camino" cap.

Entretanto, Oleg, líder de la mafia rusa, apadrina y cuida a Teresa, evitado constantemente que ella se ensucie las manos asesinando. Necesita amar para sentirse viva. No lo puede evitar" cap. Frente al terror que producen estas mujeres que se apropian de la violencia y la sangre como si fueran hombres, ellos se defienden minimizando su poder: Así, estas protagonistas se debaten entre una imagen masculina y un prototipo femenino del que parece imposible desligarse.

Cucho, el periodista, busca la primicia y la bautiza como la Reina del Sur, no obstante, no destaca su poder, sino su belleza: Yo no sé, ella es tan rara y tan diva a la vez.

Ha pasado por un atentado, por un interrogatorio, y sigue igual de divina. Es que ella es como una reina azteca" cap. Este comportamiento de feminizar a las mujeres es propio de una violencia epistémica, 11 es decir, una violencia que no es física sino simbólica, en la que quienes consideran poseer un poder hegemónico se sienten con el derecho de hablar por el Otro. Al hablar por el Otro se les niega el derecho a la subjetividad y, con ello, se las transforma en esencia, en representaciones sociales, en estereotipos: Lucía Guerra expone esta situación en otros términos: Muchos de ellos son también drogadictos, sanguinarios por placer.

Hombres egoístas que no tienen sentido de comunidad y buscan la riqueza y el poder a costa de su propia gente. Las líderes de estas series, en cambio, parecen regresar a este tiempo primigenio y derribar estos estereotipos. Se convierten en jefas a quienes todos respetan de la misma forma en que ellas respetan a los otros.

Las protagonistas de estas narcoseries, a pesar de utilizar la violencia, presentan un código moral diferente. Al contrario de los capos que son infieles y traicioneros, incluso, con sus propias familias, estas mujeres son fieles y buscan un amor definitivo: Siempre soñé con un amor de esos que solamente pasan una vez en la vida.

De conocer a un hombre y que de verlo me quite el aliento y que cuando nos veamos a los ojos sepamos que estamos hechos el uno para el otro" cap. Teresa, a su vez, le dice a Patricia: Yo también soy una mujer y necesito sentirme deseada" cap. A pesar de que el amor no es el centro e, incluso, ha sido relativamente desplazado por las drogas y la sangre, son mujeres que desean amar y ser amadas, por esto, son capaces de asesinar a los hombres que las traicionan y enamorarse de quienes las cuidan: Teresa asesina a Teo, mientras Camelia se enamora del policía García.

Otra característica diferente es que la familia del enemigo vuelve a ser intocable: Teresa siente culpa por amenazar a Flores, el policía, enviando las fotos de sus hijas: No se vale, con las familias no" cap.

La familia es el punto nodal para ellas" en Santamaría, , p. Camelia le dice a Mireya: Se mueren por culpa de esa porquería" cap. No es posible negar que Teresa, por ejemplo, viste ropa de moda, sin embargo, no es ella quien invierte en esto, sino su amiga Patricia. Y no pongas esa carita. Pago yo, es un regalo.

Leave a Reply